¿Cómo puedo acogerme a la ley de segunda oportunidad?

La ley de segunda oportunidad es una figura legal que está ayudando a muchas personas y autónomos a salir de situaciones de sobreendeudamiento que parecían imposibles de solucionar.

Se trata de una legislación relativamente nueva en España que permite liberarse de todas las deudas bajo ciertas condiciones, empezando de cero y teniendo una segunda oportunidad.

Muchas personas físicas y autónomos que han acumulado deudas que ya no pueden pagar, ven esta ley como la tabla de salvación que necesitaban. Les permite rehacer su vida y no tener que arrastrar eternamente esas deudas que les quitan la tranquilidad.

Contenidos

Formas de acogerse a la ley de segunda oportunidad

Sin embargo, es importante conocer bien todos los requisitos y el procedimiento para solicitarla correctamente. No es tan sencillo como parece a primera vista. Hay una serie de condiciones y trámites judiciales que son necesarios cumplir.

Por ello, lo mejor es ponerse en manos de abogados expertos en ley de segunda oportunidad que orienten durante todo el proceso y ayuden a ultimarlo con éxito. Ellos sabrán determinar si el caso cumple las condiciones requeridas y asesorarán sobre cómo solicitarla y llevar el proceso ante el juez de la forma más efectiva.

En este artículo explicamos en profundidad cómo funciona la ley de segunda oportunidad, sus requisitos, el proceso para solicitarla y por qué es clave contar con abogados especializados. Toda la información necesaria para decidir si esta legislación puede ser una solución en tu caso y cómo proceder para acogerte a ella. ¡Sigue leyendo y aclara todas tus dudas!

Requisitos para acogerse a la ley de segunda oportunidad

Para poder acogerse a la ley de segunda oportunidad es necesario cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser una persona física o autónomo. Las personas jurídicas como sociedades limitadas o anónimas no pueden acogerse.
  • Encontrarse en situación de insolvencia. Esto significa no poder hacer frente a las deudas existentes y que esta situación no sea puntual sino estructural.
  • Haber actuado de buena fe. Esto implica no haber ocultado bienes ni haber transmitido activos a familiares o terceros para simular la insolvencia.
  • Intentar previamente un acuerdo extrajudicial de pagos. Este mecanismo consiste en intentar llegar a un acuerdo con los acreedores para el pago fraccionado de las deudas, aunque no siempre es posible alcanzarlo.
  • No haberse acogido a este mecanismo en los 10 años anteriores. Hay que esperar al menos una década entre solicitudes.
  • Que las deudas no superen los 5 millones de euros. Este es el límite máximo de endeudamiento para poder aplicar.

¿Cómo solicitar la ley de segunda oportunidad?

Lo mejor es ponerse en manos de abogados expertos en ley de segunda oportunidad. Ellos analizarán la situación, verificarán que se cumplen los requisitos y te orientarán sobre todo el proceso, que incluye los siguientes pasos:

  • Intentar primero un acuerdo extrajudicial de pagos. Si no es posible, se continúa con la solicitud judicial.
  • Presentar la solicitud ante el juzgado competente. Hay que incluir una relación de bienes, ingresos, deudas y explicar las causas del sobreendeudamiento.
  • El juez analiza la solicitud y dicta un auto. Si lo considera procedente, inicia el concurso consecutivo, que culminará con la exoneración de las deudas.
  • Se abre una fase de liquidación de los bienes existentes para pagar a los acreedores en la medida de lo posible.
  • Una vez concluido el proceso, el juez dicta el auto de exoneración de pasivo insatisfecho y las deudas quedan legalmente canceladas.

Es importante contar con el respaldo de abogados durante todo este proceso y no intentar llevarlo de forma autónoma, ya que implica numerosos trámites judiciales y legales que es mejor dejar en manos de profesionales.

¿Qué deudas pueden ser exoneradas con esta ley?

La ley permite la exoneración de prácticamente cualquier tipo de deuda, tanto con entidades públicas como privadas. Las más comunes son:

  • Deudas con bancos: préstamos personales, hipotecas, tarjetas de crédito, descubiertos en cuenta, etc.
  • Deudas por impuestos como IRPF, IVA, Sociedades, etc.
  • Deudas por suministros básicos: agua, luz, gas.
  • Deudas con comunidades de propietarios.
  • Deudas con particulares.
  • Multas y sanciones administrativas.

La única excepción son las deudas por alimentos, con la Seguridad Social y por delitos contra la Hacienda Pública, que no pueden ser exoneradas.

Plazos del procedimiento de la ley de segunda oportunidad

Los plazos orientativos de esta ley son:

  • Intento de acuerdo extrajudicial de pagos: suele durar unos 3 meses aproximadamente.
  • Presentación de la solicitud y auto de declaración de concurso consecutivo: alrededor de 1 mes.
  • Fase de liquidación de bienes: de 6 meses a 1 año dependiendo de la complejidad.
  • Dictado de auto de exoneración de pasivo: los jueces suelen tardar entre 1 y 3 meses tras la liquidación.

Por tanto, desde que se inicia el proceso hasta la exoneración definitiva pueden pasar entre 1 año y medio y 2 años. Todo depende de variables como la cuantía y tipo de deudas, bienes a liquidar, etc. Con un buen abogado se puede agilizar en la medida de lo posible.

La ley de segunda oportunidad permite empezar de cero a aquellas personas arruinadas por las deudas si cumplen una serie de requisitos. Lo principal es actuar de buena fe y haber intentado llegar a un acuerdo previo con los acreedores.

Lo mejor es contar con el asesoramiento de abogados expertos para llevar el proceso de la forma más efectiva posible. Esta legislación abre una puerta a la esperanza para quienes se encuentran en sobreendeudamiento extremo.